Para ser...


Para ser genuinamente sabios y poderosos en esta tierra, sólo necesitamos  permitirnos ser y expresar con libertad los ángeles que en realidad somos en nuestro interior. Las obras nobles y excelsas vendrán junto con nuestros mayores logros y recompensas. Todos somos capaces de grandeza y genio y de encumbrarnos más allá de lo mundano. Mientras que como seres humanos poseemos muchas limitaciones, nuestro ángel interior no conoce ninguna. Es ilimitado y eterno. Ese es nuestro don.

Karen  Goldman
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Ángel Guardián ☆ Gabriela Mistral

En algún lugar del Cielo...